¿A quién iré?

En este tiempo tan difícil podemos preguntarnos ¿A QUIÉN IRÉ?

Y también podemos preguntarnos ¿QUIÉN TIENE VIDA PARA MI?¿DE QUÉ PALABRA ME VOY A FIAR?

Juan 6: 66-69

66 Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. 67 Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? 68 Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. 69 Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.”

 

Este es el tiempo de decirnos una vez más a nosotros mismos ¿a quién iré, sino a Jesús? ¿de qué palabra me voy a fiar, sino de la de Jesús?

Renovemos nuestro compromiso de fe en el Señor Jesucristo, tomando la firme decisión de no ir a otro, de creer la palabra de Jesús sobre todo. Busquémoslo primero en todo momento y situación.

 

1 ¿Por qué voy a ir a Jesús?

Porque solo él es la Verdad y la Vida. Sólo él tiene la palabra de verdad y sólo él tiene la palabra de vida.

-VIDA ETERNA. Jesús es nuestro Salvador. Solo en él tenemos salvación y vida eterna, Hechos 4: 12 y Juan 3: 16.

-VIDA ABUNDANTE. Jesús es la Vida, vida abundante y plena, Juan 10: 10. Solo en él tenemos una vida plena: de sentido, propósito, realización (fruto). Él es la seguridad de nuestra vida, “roca” (Mateo 7); él es la realización de nuestra vida, “fruto”  (Juan 15); él es la relevancia de nuestra vida, “buenas obras” (Efesios 2); y él es la trascendencia de nuestra vida, “hacer discípulos” (Mateo 28).

-VERDAD. Su palabra es la verdad. Pedro dijo: “Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones” 2ª Pedro 1: 19.

Su palabra será nuestra guía más segura en medio de tanta oscuridad, engaño y mentira.

“Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón” Jeremías 15: 16

“Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.” Salmo 119: 105

“Envió su palabra, y los sanó, Y los libró de su ruina.” Salmo 107: 20

“Abatida hasta el polvo está mi alma; Vivifícame según tu palabra.” Salmo 119: 25

 

-Esta Vida eterna y abundante, esta Verdad, sin Jesús no es posible, Juan 15: 5.

 

2 ¿Por qué voy a ir a Jesús?

Porque Su Verdad y su Vida están por encima de la realidad: Lucas 24: 1-12

La realidad del mundo es muerte, pero la verdad de Jesús es vida.

La verdad de Jesús puede dejarnos perplejos, puede parecernos una locura e incluso podemos llegar a dudar de ella.

Pero la verdad de Jesús siempre es superior a la realidad del mundo, Mateo 7: 24, 25.

-Su vida es superior a la muerte, Juan 11: 25, 26.

-Su victoria es superior al sufrimiento, Juan 6: 33.

-Su provisión es superior a la necesidad, Mateo 6: 31-33.

-Su liberación es superior a la esclavitud del pecado y del adversario, Juan 8: 32, 36; Marcos 9: 23.

 

Es por esto que podemos declarar como declara el apóstol Pablo: “estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;” 2ª Corintios 4: 8, 9.

El señor siempre nos confirmará su obra y su verdad y nosotros pasaremos de la perplejidad y la duda a quedar maravillados, Lucas 24: 12.

Y en los momentos más difíciles el Señor se manifestará a nuestras vidas, Lucas 24: 13-17; 36-40.

 

 

Print Friendly, PDF & Email