Cristianismo es Responsabilidad

Si el Señor no trabaja en nuestras vidas y no trabaja en este mundo entonces nuestro trabajo no sirve. Salmo 127: 1 «Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican»

 

Pero el Señor sí sigue trabajando, «Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.» Juan 5: 17. Y por esto nosotros también debemos seguir trabajando para el Señor; nosotros también debemos perseverar en nuestro crecimiento, fructificación, servicio y testimonio.

 

En Mateo 24: 44-46, el Señor nos llama a seguir sirviéndole hasta que él venga. Jesús nos ha mandado a trabajar con dedicación porque él trabaja, porque lo que hacemos sería imposible hacerlo sin él.

El Señor nos está animando a seguir adelante siendo RESPONSABLES con nuestras tareas porque él está haciendo su obra y en cualquier momento viene otra vez.

El Señor nos está consolando porque nos hace saber que en medio del mundo en que vivimos todavía él está haciendo su obra. el Señor no ha dejado de su mano ni nuestras vidas, si su Iglesia, ni este mundo.

 

Sabiendo esto, tenemos que entender que tenemos un llamamiento a ser RESPONSABLES.

Tenemos que ser responsables con lo que somos y con lo que el Señor nos ha dado.

Cristianismo es RESPONSABILIDAD.

 

Primero, somos responsables de cuidar nuestra salvación. Nuestra salvación ha costado el precio más alto: la encarnación, muerte y resurrección del Hijo de Dios. Hebreos 2: 1, 3 «Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. ¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?»

Es necesario atender al estado de nuestra vida de salvos, es necesario atender a lo que se nos ha enseñado para que no nos perdamos.

 

Segundo, somos responsables de cuidar la nueva vida que el Señor nos ha dado, procurando que crezca, alcance madurez.

En el ámbito de lo natural se espera que un bebé crezca, un niño estudie y un hombre trabaje ¿Por qué pensamos que un nacido de nuevo no tiene que crecer, aprender y servir?

Somos responsables de salir del estado de inmovilidad en el que podamos estar. Tenemos que tomar la decisión de subir de nivel.

Hebreos 5: 11-14. De nuevo se nos exhorta a dedicar tiempo a la lectura, meditación y aprendizaje de la Palabra de Dios.

 

Tercero, somos responsables de hacer la tarea que el Señor nos haya encomendado a cada uno y cada uno tenemos una tarea para hacer.

El servicio al Señor NO corresponde solo a unos cuantos, que podemos considerar privilegiados.

Hay una parte de la obra que el Señor nos manda a hacer a cada uno de nosotros y será a cada uno a quien el Señor le exija responsabilidad por lo que debió hacer. No le exigirá a otros por lo que cada uno debía hacer.

Efesios 4: 15, 16 «siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor»

Cada miembro tenemos una función dentro del cuerpo y se nos asigna una tarea para que el cuerpo crezca.

¿Quién te engaño diciéndote que no estás llamado a servir?

¿Quién te llamó a la negligencia?

 

Cuarto, somos responsables de hablar a otros de Jesús.

Estamos llamados por Aquel que nos salvó a llevar a otros el mensaje de salvación. El peso de la salvación de las personas solo lo pudo soportar Jesucristo. Entonces nosotros compartamos el mensaje con aquellos a los que el Espíritu Santo nos indique.

Mateo 5: 14 «Vosotros sois la luz del mundo».

No podemos escondernos, estamos para ser vistos, estamos para dar a conocer a Jesús.

 

¡SEAMOS RESPONSABLES CON NUESTRA FE!

Print Friendly, PDF & Email