Dios tiene un mensaje que darnos

 

No tenemos ninguna duda de que hoy somos la sociedad más intercomunicada de la historia de la humanidad.

Tenemos más medios de comunicación que nunca antes en la historia. No solo se añadió la televisión, sino que ahora se añaden el Internet con los mensajes que se dan por los distintos canales, y también los mensajes que enviamos por las aplicaciones de los móviles.

Claro que nos estamos olvidando del principal medio de comunicación que es comunicarnos personalmente, hablarnos.

 

Casi todo el mundo tiene un mensaje que comunicar y nuestra sociedad cada vez más da cabida a todo tipo de mensajes, a veces mensajes contradictorios y también mensajes que son mentira.

Hoy tenemos todo tipo de influencers, empresas, ong’s y políticos dándonos su mensaje, y los escuchamos, les damos cabida en nuestra sociedad plural.

 

Dios también tiene un mensaje que darnos, es un mensaje verdadero del que podemos fiarnos.

Por otra parte, en contra de lo que piensan muchos, no es un mensaje extremista, más bien produce paz en el interior y superación y esto te lleva a ser un conciliador en todo tipo de situaciones en medio de nuestra sociedad y aún un promotor del bien.

¿Cuál es ese mensaje?

Leamos unas palabras de la Biblia en Isaías 40: 6-8:

«Una voz dice: «Grita»,

y yo pregunto: «¿Qué debo gritar?»

Ciertamente la gente es como hierba.

La hierba se seca y la flor se marchita,

pero la palabra de nuestro Dios

permanece firme para siempre.»

 

El mensaje es que todos queremos que ciertas cosas duren mucho o para siempre y que lo podamos disfrutar.

Pero la realidad es que todo en esta vida pasa, a veces muy deprisa y en ocasiones pasan marchitando nuestra vida. Y nuestra vida, como todos sabemos, también pasa y se terminará.

 

Y Dios nos está diciendo que el mensaje que nos da es para producir en nosotros vida. Una clase de vida que nosotros mismos no nos podemos dar.

 

Dios nos está diciendo que si creemos su palabra, ésta nos guiará de forma segura en las muchas decisiones en la senda de la vida, “Tenemos la palabra para dirigirnos más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro” 2ª Pedro 1: 19

 

Que si creemos su palabra, ésta nos sostendrá en las muchas dificultades por las que atravesemos, “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.” Mateo 7: 24-27

 

Y que si creemos su palabra, ésta nos conducirá a la fe en Jesús el Salvador y nos dará la seguridad de la vida eterna en el cielo, “Jesús dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 14: 6 y 3: 16.

 

Es tiempo de creer el mensaje que Dios nos está dando.

 

Print Friendly, PDF & Email