Nuestras doctrinas fundamentales

1. Creemos en las Sagradas Escrituras, la Biblia, que como palabra inspirada de Dios mediante la cual se revela al ser humano, no contiene error en sus originales y constituye la única regla infalible de fe y conducta.
II Timoteo 3: 16, 17; II Pedro 1: 20, 21.

2. Creemos en un Dios único, existente y revelado en las Escrituras en las personas del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Génesis 1: 26; Mateo 28: 19; II Corintios 13: 14; I Pedro 1: 2.

3. Creemos en Jesucristo como único y suficiente Salvador, en su encarnación por obra y gracia del Espíritu Santo y que su obra redentora, muerte y resurrección es suficiente para la salvación del ser humano, sin necesidad de obras. En ningún otro hay salvación.
Mateo 1: 21-23; Isaías 7: 14, 9: 6; Juan 1: 12; 3: 16-18; 17: 3; 20: 31; Hechos 4: 12; Gálatas 3: 26; I Timoteo 2: 5.

4. Creemos en la salvación integral del ser humano (cuerpo, alma y espíritu), ofrecida gratuitamente mediante un acto soberano de Dios y obtenida por la fe en Jesucristo. Creemos que todo ser humano es pecador y que, para ser salvo, en su libre albedrío, debe aceptar la Gracia de Dios con la indispensable necesidad de arrepentimiento, confiar en la eficacia del sacrificio expiatorio de Cristo Jesús en la cruz, quien murió por toda la humanidad como pago de la deuda contraída por nuestros pecados y, además, permanecer fiel hasta la muerte cuidando nuestra salvación que es susceptible de perderse por causa de infidelidad o apostasía.
Isaías 53: 3-6; Romanos 3: 23-26; Isaías 59: 1,2; Romanos 6: 23;
Colosenses 1: 13, 14; Efesios 2: 8-9; Tito 3: 4-7; Romanos 5: 1.

5. Creemos en la Promesa del Padre, el bautismo en el Espiritu Santo por el que los creyentes son investidos de poder, para ser testigos de Jesucristo, servir a Dios y vivir en santidad. La evidencia inicial es hablar en lenguas desconocidas, diferenciando este hecho del don de lenguas.
Joel 2: 28-32; Lucas 24: 49; Hechos 1: 8; 2: 1-4; 2: 38-39.

6. Creemos en la Iglesia, que es el cuerpo de Cristo, compuesta por todos los creyentes nacidos de nuevo, con su doble carácter: Universal y Local, cuya única cabeza es Jesucristo mismo.
Efesios 1: 22, 23; 5: 23. Colosenses 1: 18; I Corintios 12: 12-27.

7. Creemos en el bautismo por inmersión y la cena del Señor como ordenanzas dadas por el Señor a su Iglesia. El bautismo, como testimonio público de conversión al evangélio de Jesucristo en identificación con su muerte, sepultura y resurrección. La santa cena como recordatorio de su muerte, señal del Nuevo Pacto, y anuncio de su Segunda Venida.
Mt. 28: 18-20; Ro. 6: 3-11; Col. 2: 12; Mt. 26: 26-28; Hch. 2: 42; I Co. 11: 23-26.

8. Creemos en el sacerdocio universal de los creyentes, siendo Jesucristo el único mediador entre Dios y los hombres. Creemos en la oración en el Nombre de Jesús como medio de comunicación con Dios.
I P. 2: 9, 10. I Tim. 2: 5. Heb. 10: 19-22; 4: 14-16. Jn. 14: 13-14.

9. Creemos en la vigencia actual de los dones espirituales, manifestaciones sobrenaturales del poder del Espiritu Santo, dados a la Iglesia para su edificación.
I Co. 12. I Co. 13: 1-3. I Co. 14: 1.

10. Creemos en el poder de Dios, capaz de obrar prodigios, milagros y sanidades hoy dia.
Lc. 1: 37. Mr. 9: 23. Mt. 8: 16,17. Mr. 16: 17,18. Hch. 10: 38. Stg. 5: 14,15. I P. 2: 24.

11. Creemos en el Arrebatamiento de la Iglesia y la Segunda Venida de Jesucristo, junto con sus santos, para establecer su Reino sobre la tierra.
Mt. 24,25. Mr. 13. Lc. 21: 7-38. I Tes. 4: 13-18. I Co. 15: 51-54. I Tes. 3: 13. Hch. 1: 11. Ap. 1: 7. Ap. 20: 4.

12. Creemos en la resurrección de los muertos y el juicio final, unos para vida eterna, otros para condenación eterna.
Juan 3: 16; I Juan 2: 25; 5: 11-13; Romanos 6: 23; Apocalipsis 20: 15; Mateo 10: 28, Apocalipsis 14: 11, II Corintios 5: 10.

13. Creemos que el matrimonio fue instituido por Dios y confirmado por Cristo, como la unión entre un hombre y una mujer, nacidos como tales.
Génesis 2: 18-24; Mateo 19: 5, 6.