El Discipulado Tema 1

EL DISCIPULADO

TEMA 1. TU SALVACION

 

Jesús es la verdadera esperanza para el hombre hoy y siempre, en todo lugar y situación.

Gracias a Dios por cada persona que da su fuerza y aún su vida por ayudar a sus semejantes, pero hay una necesidad que late dentro de cada corazón y que anhela ser satisfecha.

         Es la necesidad de saber quiénes somos y cual es nuestro propósito aquí en esta vida. La necesidad de saber con seguridad qué pasará el día que nos toque partir de este mundo.

         Jesús estableció el camino que nos conduce a la vida plena aquí en la Tierra y a la vida eterna en el Cielo cuando nos vayamos de este mundo.

         Fue en aquella cruz que Jesús dio una mano a Dios y otra al hombre. Allí quedó clavado lo que nos separaba de Dios: el pecado. Desde allí se extendió la misericordia de Dios para todos.

         Aquella tumba vacía es la puerta abierta a un verdadero “borrón y cuenta nueva” para el que, totalmente confiado, pone su vida en Jesús.

         Con fe en Jesús es posible la esperanza, el cambio, la nueva vida.

         Jesús dijo: «Yo he venido para daros vida y vida en abundancia»

 

Presta mucha atención a estas importantes palabras de Dios para ti:

DIOS NOS AMA

Juan 3: 16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”

Juan 10: 10 “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”

Dios nos ama y tiene para nosotros aquí una vida abundante y plena y luego vida eterna en el cielo.

 

SEPARADOS de DIOS

Romanos 3: 23 “todos han pecado y no alcanzan la presencia

salvadora de Dios”

Isaías 59: 2 “las maldades que habéis cometido han levantado una barrera entre vosotros y Dios; vuestros pecados han hecho que él se cubra la cara y que no quiera oíros”

Romanos 6: 23 “la paga del pecado es muerte”

El hombre tiende a no tener en cuenta a Dios, es decir tiende al pecado. Esto le separa de la presencia de Dios, sus bendiciones y la vida eterna en el cielo.

 

DIOS HA MOSTRADO SU AMOR POR NOSOTROS

Romanos 5: 8 “Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros”

Romanos 6: 23 “el regalo de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor”

Dios SI tiene en cuenta al hombre, lo ama y quiere ayudarlo. Nos muestra su amor entregando a su Hijo Jesucristo a morir por nosotros para perdonar nuestros pecados, bendecirnos y darnos vida eterna en el cielo, librándonos del infierno.

 

JESUCRISTO: EL CAMINO A DIOS

Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad, y la vida. Nadie llega al Padre sino por medio de mi” Juan 14: 6.

Hechos 4: 12 “En ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por el cual debamos ser salvos”

1ª Timoteo 2: 5 “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”

1ª Pedro 2: 24 “El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros muramos al pecado y vivamos para la justicia; por sus heridas ustedes han sido sanados”

1ª Corintios 15: 3, 4 “Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, fue sepultado, resucitó al tercer día según las Escrituras”

Jesucristo, siendo crucificado y muerto por nuestros pecados, y resucitando de la muerte, nos ofrece el perdón y una nueva vida en la correcta relación con Dios, obteniendo para el que cree seguridad de vida eterna en el cielo después de la muerte. No hay otra persona, por buena que haya sido, que pueda salvarnos.

 

ES UN CAMINO DE FE

Juan 3: 16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su único Hijo, para que todo el que CREE en él no perezca, sino que tenga vida eterna”

Efesios 2: 8, 9 “Porque es por gracia que ustedes han sido salvados, mediante la FE, y esto no de parte de ustedes sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie pueda jactarse”

La salvación es un regalo de Dios que se recibe por fe en Jesucristo, no por esfuerzos humanos. No podemos pagar por nuestra salvación, ni intentar ser buenos para merecerla.

 

DEBEMOS ARREPENTIRNOS

Hechos 3: 19 “Por tanto, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, para que sean borrados sus pecados”

1ª Juan 1: 9 “Si confesamos nuestros pecados, Dios es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad”

Debemos de pedir perdón por nuestros pecados.

 

DEBEMOS RECIBIR A JESUS

Apocalipsis 3: 20 “Mira que estoy llamando a la puerta. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré…”

Romanos 10: 9, 10 “que si confiesas con tu boca ‘Jesús es el Señor’ y crees en el corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvo. Con el corazón se cree…y con la boca se confiesa y se salva”

Debemos de aceptar en nuestro corazón a Jesucristo como Salvador y Señor.

 

Hagamos una oración para decir a Jesús que creemos en él y recibir su salvación:

 “Señor Jesucristo, creo en ti, que moriste en la cruz por mis pecados.

Necesito tu perdón y la nueva vida que ofreces.

Te recibo como mi Señor y Salvador.

Perdona mis pecados, límpiame de toda maldad.

Guía mi vida para ser la persona que tú quieres que yo sea.

Gracias por tu amor y salvación.

Amén.”

 

Has comenzado tu nueva vida:

          Si has seguido con atención estas enseñanzas y has hecho de corazón esta oración entonces has comenzado tu nueva vida en Cristo. Jesucristo ha perdonado tus pecados y te ha salvado. Él te ha dado vida eterna en el cielo y te ha librado del infierno.

Ahora el Señor Jesucristo ha comenzado a hacer de ti una nueva persona y te conducirá en su maravilloso plan para tu vida.

 

En la Biblia encontrarás seguridad de lo que ha ocurrido en tu vida:

Hechos 10: 43 “Todo el que cree en él recibe por medio de su Nombre el perdón de sus pecados

2ª Corintios 5: 17 “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva criatura. Ha pasado lo viejo, ha llegado lo nuevo

Juan 1: 12 “…a todos los que lo  recibieron, a los que creyeron en su nombre, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios

Juan 5: 24 “Les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna y no será condenado; ha pasado de muerte a vida”

 

Puedes comenzar a compartir con otras personas lo que ha ocurrido en ti:

Esta decisión que has tomado de recibir en tu vida a Jesucristo como tu Salvador es la más importante que una persona pueda tomar. Muchas personas también necesitan escuchar este maravilloso mensaje de salvación. Ahora tu puedes compartirlo con ellos. Repasa estas enseñanzas de la Biblia que has aprendido y junto con tu vivencia personal de lo que Jesús ha hecho en ti, cuéntalo todo a otros. Haz una sencilla oración a Jesús, con tus propias palabras, pidiéndole que te ayude a hacerlo.

Ánimo y adelante en tu maravillosa nueva vida.

 

Print Friendly, PDF & Email