El significado de la Cruz

Henry Dunant – La cruz roja. El símbolo del auxilio internacional.

Al observar las secuelas de la batalla de Solferino en Italia y la empatía que le causó, se decidió a escribir sus recuerdos y experiencias en el libro “Un recuerdo de Solferino”, en el que reclamó la creación de un cuerpo de voluntarios para socorrer a los heridos de guerra sin distinción del bando que fueran.

Dicha petición sirvió más tarde para la fundación de la Cruz Roja

 

 

La cruz como amuleto – Llevarla en un colgante, hacer el símbolo de la cruz sobre el propio cuerpo.

 

El símbolo cultural-religioso. Pasear la cruz por las calles en el tiempo de semana santa.

 

La cruz, instrumento de tortura y muerte del imperio romano, como condena para los más peligrosos malhechores.

 

Pilatos dijo que no hallaba delito en Jesús:

Entonces Pilato les dijo a los jefes de los sacerdotes y a la gente: —No encuentro ningún delito en este hombre.

Lucas 23: 4.

 

¿Por qué murió Jesús en la cruz?

Jesús anunció a todos los que le seguían que sufriría y moriría, pero que también resucitaría (31 Jesús tomó aparte a los doce y les dijo: «Escuchen, vamos a ir a Jerusalén y se cumplirá lo que los profetas escribieron acerca del Hijo del hombre. 32 Su gente lo rechazará y lo entregará a los que no son judíos, quienes se burlarán de él, lo insultarán y lo escupirán. 33 Lo azotarán y lo matarán, pero al tercer día resucitará». Lucas 18: 31-33).

 

Y Jesús dijo de qué forma moriría, que sería clavado en una cruz de madera (Y, así como Moisés levantó la serpiente de bronce en un poste en el desierto, así deberá ser levantado el Hijo del Hombre. Juan 3: 14).

 

Y dijo para qué serviría su muerte:

“fue necesario que el Cristo padeciese , y resucitase, y que se predicase en su Nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados” Lucas 24: 46, 47.

PARA PERDONAR NUESTROS PECADOS;

 

“para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” Juan 3: 15.

Y PARA DARNOS VIDA ETERNA.

 

Pedro, quien estuvo con Jesús, enseñó que por causa de nuestro tipo de vida, de nuestros pecados, estábamos separados de Dios, en esta vida y para siempre.

Pero que Jesús clavó nuestros pecados en la cruz y nos dio una nueva vida en la correcta relación con Dios.

Además sanó nuestra vida de dolores y opresiones.

 

“En la cruz, Cristo cargó nuestros pecados en su propio cuerpo para apartarnos de ellos y para que vivamos como le agrada a Dios; por las heridas que él sufrió, ustedes fueron sanados.

Ustedes eran como ovejas perdidas, pero ahora han regresado al Pastor y Protector de sus vidas.”

1ª Pedro 2: 24, 25 (Palabra de Dios para Todos)

 

Print Friendly, PDF & Email