ESTRATEGIAS DE FE

Hebreos 11: 30

“Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días.”

 

La semana pasada hablábamos de que por medio de la fe sosteníamos nuestras vidas. Y también que por medio de la fe, no solo nos sostenemos, sino que avanzamos, y esto de que podemos avanzar es ciertísimo: Hebreos 11: 33, 34 “por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas”

 

Es por esto que no podemos dejar que se estanque nuestra fe, o se marchite, o la perdamos, Hebreos 10: 35 “No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón”

 

Porque estamos llamados a vivir por medio de la fe, y si hemos comenzado la vida eterna, abundante y plena por medio de la fe, no podemos querer ahora seguir viviendo por medio de los sentimientos o nuestros propios recursos, porque así lo que podemos acarrear a nuestras vidas es pérdida, Hebreos 10: 38, 39 “Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.”

 

 

En el transitar por nuestra vida de creyentes tendremos que derribar muros para poder seguir adelante. Ya Jesús nos dijo que por la fe podríamos quitar montañas de delante de nosotros, Mateo 21: 21, 22 “Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no solo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho. Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.”

 

El Señor quiere darnos estrategias de fe para derribar y vencer esos muros, para quitar de en medio esas montañas. Y serán estrategias de fe, no carnales , recordemos las palabras del Señor a Nehemías, Zacarías 4: 6 “No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.”

Es creer que Dios lo hará porque lo ha dicho, a pesar de nuestras necesidades y debilidades.

 

Como creyentes, nuestros obstáculos obedecen a un plan espiritual de nuestro enemigo el adversario o diablo, Efesios 6: 12 “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.”

 

Por tanto nuestras armas para luchar contra las montañas y muros, que son espirituales aunque tienen efecto en el mundo de lo natural, también tendrán que ser espirituales, serán armas de fe, Efesios 6: 10, 11 “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.”

 

Los muros de Jericó cayeron por un acto de fe, no por los recursos militares ni estratégicos del pueblo. El arma fue espiritual y no carnal, ¡fue alabando a Dios!

¡Recibe estrategias de fe para derribar tus muros!

Aunque si queremos no solo derribar un muro sino una dirección productiva, alcanzar propósito, crecer hacia la plenitud, entonces no solo necesitaremos un acto de fe sino una vida de fe.

Y este es el llamamiento que te traslado hoy, a vivir no solo momentos de fe, sino a vivir una vida fe.

 

El pueblo que por fe en Dios conquistó Jericó, estaba siendo guiado en una vida de fe:

–caminando en pos del propósito y promesa de Dios. Ser el pueblo de Dios y viviendo en la tierra prometida.

–obedeciendo la voluntad de Dios. Siendo un pueblo con una palabra divina que obedecer a pesar de las enseñanzas del mundo que le rodea.

–alabando a Dios. Siendo un pueblo santo.

 

La forma de vivir una vida de fe, que conquista, que hace justicia, que alcanza promesas, que tapa boca de leones, que apaga fuegos, que saca fuerzas de debilidad, es como viendo al Invisible, “puestos los ojos en Jesús” Hebreos 12: 2.

Print Friendly, PDF & Email