HINENI, HEME AQUI

HINENI, HEME AQUÍ

Isaías 6: 1-8

 

Isaías dijo al Señor «hineni» que significa «heme aquí».

Isaías dijo al Señor «cuenta conmigo», tomó una determinación.

Se determinó a seguir al Señor a pesar de sí mismo, a pesar de las condiciones de su propia persona, y a pesar de las condiciones del pueblo que le rodeaba. Isaías tomó su responsabilidad.

Isaías no se miró a sí mismo sino que miró al Señor y el Señor lo purificó, lo capacitó y lo usó.

 

–Moisés dijo heme aquí renunciando a una vida de riquezas y de poder y tomando su lugar creyó en lo imposible.

–Josué dijo heme aquí para seguir adelante y conquistar las promesas de Dios.

–Daniel dijo heme aquí no perdiendo su identidad en medio de una sociedad sin Dios, tomando la decisión de no dejar su vida de oración, dando prioridad a su comunión con Dios, y tomando la decisión de no contaminarse con el mundo que le rodeaba.

–Los apóstoles dijeron heme aquí para superar sus propias limitaciones y convertirse en hombres leales a Jesucristo y a la causa del evangelio. Superaron complejos, debilidades, egoísmos, odios, visiones particulares.

–Pablo dijo heme aquí para ir contracorriente de las ideas religiosas predominantes.

 

Todos tuvieron algo en común, dijeron heme aquí a ser obedientes a Dios antes que a cualquier persona o idea e incluso antes que a ellos mismos. Pusieron primero a Dios.

 

Quiero pararme en el hineni de Daniel, en el heme aquí de Daniel.

Daniel dijo heme aquí en medio de un mundo hostil.

Fue leal a Dios en un entorno hostil, en un entorno totalmente contrario. Se apoyó en Dios, creyendo que Dios siempre está al control, Daniel 2: 20-22.

Mantuvo su comunión con Dios (Dn. 6: 6-11) , su identidad no dejándose contaminar por el mundo que le rodeaba (Dn. 1: 8), y asumió su responsabilidad y lo hizo con excelencia (Dn. 1: 19-21).

 

1ª Pedro 2: 9, 10

¡Jesús dijo heme aquí para salvarnos!

Jesús es nuestro perdón, nuestra sanidad, nuestra provisión, nuestra protección, es nuestra vida en plenitud, somos su rebaño a su cuidado.

Ahora a los que hemos sido salvados nos pide un heme aquí para que le demos a conocer.

 

Somos el remanente del Señor para dar a conocer sus virtudes:

Somos el corazón de Dios para dar a conocer su amor;

somos su cara para dar a conocer su santidad;

somos su boca para dar a conocer su verdad;

somos sus manos para dar a conocer su poder.

 

¿Dirás tú «hineni» «heme aquí»?

Print Friendly, PDF & Email