INFLUENCERS

Mateo 12: 38-42

 

¿Qué es un influencer?

La palabra “influencer” en realidad significa “influenciador“.

 

¿Somos influenciados?

La verdad es que constantemente somos influenciados por publicidad, noticias, mensajes de ongs, mensajes de partidos políticos, …

 

Un influencer es una persona que tiene cierto nivel de credibilidad sobre un tema en concreto o es un experto en las tendencias del sector donde se mueve.

Es una persona que se ha ganado la confianza de su público, o que goza de cierta popularidad.

Está presente en redes sociales que le sirven para difundir sus propias opiniones.

No tiene por qué ser una persona famosa.

 

Con sus opiniones puede influir en lo que piensan los demás. Pero lo que realmente lo hace especial es que tiene la capacidad de influir sobre ciertas decisiones de la gente con sus palabras como comprar un producto o no, visitar o no una página Web, que sus seguidores tengan una buena imagen de una marca o empresa.

Es capaz de movilizar opiniones y hacer que las personas pasen a la acción sobre un tema o idea en concreto.

Son aquellas personas que cambian la opinión de los que les rodean o les siguen.

 

No basta una imagen, aunque el dicho diga que “más vale una imagen que mil palabras”. El influencer tiene que salir a escena, hablar y decir.

 

Las palabras tienen poder

Nuestras palabras tienen fuerza.

Con ellas podemos adular a alguien pero también podemos insultar.

Con nuestras palabras podemos expresar quienes somos, qué queremos, pero también mentir.

Con el lenguaje nos comunicamos, podemos guiar o podemos confundir.

Podemos animar o podemos hundir al otro.

 

Deberíamos hacernos esta pregunta acerca de nosotros mismos, de nuestros hijos:

¿A quién estamos escuchando?

¿A quién tomamos como modelo?

 

El mejor influencer

Los comunicadores del mundo generan opinión, conectan a personas en torno a una idea, a una marca, a un propósito, o a un estilo de vida.

 

Creemos que JESUS DE NAZARET es el mejor influencer.

Sin tapujos , El quiere que tú le creas y le sigas.

 

Una generación que aprende de Jesús y le cree no es una generación perdida. No es una pérdida de tiempo seguir a Jesús.

No podemos permitirnos el lujo de seguir llamando a generaciones con el nombre de «x» o «nini» dando a entender que están perdidas o están sin futuro.

Jesús quiere ofrecernos su guía y ayuda para conducirnos a una mentalidad que camina con esperanza creyendo en que tiene futuro.

 

Quiere que seamos una generación de convicciones firmes, que no nos dejemos arrastrar de un lado para otro por cada nueva idea que surja en la sociedad que nos rodea.

Quiere que seamos una generación de carácter definido, que no nos dejamos amoldar por los modelos y patrones que nos ofrecen la comunicación, las redes, la moda, el cine o el deporte.

Quiere que seamos una generación de servicio a los demás, que no nos dejamos diluir en proyectos y objetivos que para poco ayuden a la sociedad.

 

Jesús te ha dejado su palabras y sus imágenes de lo que él puede hacer por ti en La Biblia (especialmente en los evangelios).

El no tiene ningún motivo egoísta. ¡Todo lo contrario!

Leamos estas palabras suyas que nos muestran el propósito que tiene para nosotros:

“Yo he venido para daros vida abundante”

Print Friendly, PDF & Email