JESUS ESTA CON NOSOTROS

Mateo 28: 20

“He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”

 

¡Qué promesa tan valiosa nos ha dejado el Señor Jesucristo!

La promesa de estar con nosotros, de no dejarnos solos.

Estas promesa de Jesús nos da consuelo, fuerza y esperanza. ¡Aún en la soledad y aún en la dificultad, no estamos solos!

 

Veamos que esta promesa está bien fundamentada, es poderosa, es inamovible:

 

-porque es verdadera. No es una mentira, no es un cuento. Jesús nos dijo que él es la Verdad.

 

-porque es fiel. Jesús siempre ha cumplido lo que prometió.

 

-porque es real. Jesús tiene el poder para cumplir lo que promete. Su Espíritu Santo hace real esta promesa acompañándonos siempre. Y experimentamos su presencia.

 

-porque es efectiva. Si Jesús está con nosotros es para cumplir su propósito. Él ha venido para darnos vida. Y

experimentamos su obra en nosotros

 

-porque está viva. Esta promesa se cumple en ti hoy. Jesús está vivo y quiere y puede vivir en ti, solo tienes que pedírselo.

 

-porque es permanente. Ninguna circunstancia impedirá su presencia con nosotros hasta que se cumpla el tiempo solo por Dios designado.

 

 

Jesús está con nosotros como un pastor con su rebaño.

 

-para protegernos. Salmo 23: 4, aún en las circunstancias más difíciles. Juan 10: 11-15, aún de los ataques del enemigo.

 

-para guiarnos. Juan 10: 4, por su camino; que es el camino de los buenos pastos, Juan 10: 9; y es el camino de la vida eterna, Juan 10: 27, 28.

 

 

Nosotros somos su rebaño.

 

-que conoce su voz. Juan 10: 3-5, Identificamos la voz de Jesús y la diferenciamos de voces impostoras.

 

Tenemos esta seguridad de diferenciar su voz porque cuando él nos habla escuchamos nuestro nombre, es decir nos habla a nuestro ser más íntimo, el que nadie conoce (Juan 10: 3).

Tenemos esta seguridad de diferenciar su voz porque cuando él nos habla nos aporta vida, lo que nos construye, lo que nos mejora (Juan 10: 9, 10 b).

 

Tenemos esta seguridad de diferenciar su voz porque cuando él nos habla nunca sus palabras nos alejan del rebaño, nunca nos llevan a la soledad. Nunca sus palabras nos conducen al odio, a la falta de perdón, a la maldad. Nunca son palabras que nos esclavizan y provocan destrucción (Juan 10: 12, 10 a).

 

-que le sigue. Juan 10: 4, 27. Porque para estar con Jesús hay que seguirle. Es un acto de tu voluntad. El verdadero rebaño de Jesús sigue a Jesús.

 

 

Es nuestra decisión de estar con Jesús.

 

Estos son tiempos de estar al lado del Buen Pastor, de estr con Jesús.

De permanecer en su rebaño.

O de tomar la decisión de formar parte de él.

 

Print Friendly, PDF & Email