La Iglesia Visible

La Iglesia tiene realmente un papel innegable en su ciudad, y no debe ni negar ni renunciar a este llamamiento, un llamamiento a ser VISIBLE y SIGNIFICATIVA en el lugar donde Dios la ha puesto, «una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder» Mateo 5: 14.

 

La Iglesia está llamada a ALUMBRAR con el mensaje transformador del evangelio, a ser de buen EJEMPLO y a moverse con MISERICORDIA entre los necesitados siendo de ayuda, «Vosotros sois la luz del mundo» «Vosotros sois la sal de la tierra» «que vean vuestras buenas obras» Mateo 5: 13-16.

 

La Iglesia está entremetida en la sociedad para que cada persona pueda tener la posibilidad de encontrarse con el único y verdadero Dios. Somos instrumento de Dios para que otros puedan alcanzar la SALVACION. Queremos ser este instrumento, no es orgullo es MISION. Y es con esta intención que trabajaremos con ideas renovadas y contextualizadas y procuraremos extendernos geográficamente llegando a todo lugar con la ayuda de Dios.

 

Por esto no nos conformamos con entregar el mensaje de salvación sino que enseñaremos la Palabra de Dios para hacer DISCIPULOS de Jesucristo, bien capacitados para hacer la tarea a la que el Señor de la mies les envíe. La obra de Dios no es teórica sino práctica y no la hacen unos cuantos elegidos sino es obra de todo creyente.

 

Tenemos el ideal de vida de ser como Jesús y nos esforzaremos para crecer a la imagen de Jesús. Cada uno de los que hemos sido salvos hemos recibido una nueva vida que queremos aprovechar. Primero porque el creyente está llamado a MADURAR en su fe y experimentar la vida de plenitud, y segundo porque la gente que nos rodea necesita más que palabras, necesita HECHOS.

No renunciaremos a este ideal de vida por más que este mundo intente amoldarnos, porque sabemos que desde una vida de pecado es imposible experimentar la vida abundante que Jesús tiene para nosotros.

 

Una Iglesia madura conoce su identidad, su misión y su destino. Sabe servir, sabe integrar, sabe educar y enviar.

 

La Iglesia está llamada a crecer, a avanzar. Será edificada y no prevalecerá contra ella el enemigo, «edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella» Mateo 16: 18.

Print Friendly, PDF & Email