Restauración

Isaías 54: 1-6 NTV

1 «¡Canta, oh mujer sin hijos, tú que nunca diste a luz!

Prorrumpe en canciones de alegría a toda voz, oh Jerusalén, tú que nunca tuviste dolores de parto.

Pues la mujer desolada ahora tiene más hijos

que la que vive con su esposo —dice el Señor—.

2 Agranda tu casa; construye una ampliación.

Extiende tu hogar y no repares en gastos.

3 Pues pronto estarás llena a rebosar;

tus descendientes ocuparán otras naciones

y repoblarán las ciudades en ruinas.

4 »No temas, ya no vivirás avergonzada.

No tengas temor, no habrá más deshonra para ti.

Ya no recordarás la vergüenza de tu juventud

ni las tristezas de tu viudez.

5 Pues tu Creador será tu marido;

¡el Señor de los Ejércitos Celestiales es su nombre!

Él es tu Redentor, el Santo de Israel,

el Dios de toda la tierra.

6 Pues el Señor te llamó para que te libres de tu dolor,

 

Estas palabras de parte de Dios son preciosas.

Y no son palabras para un determinado tipo de gente, son palabras para toda persona que quiera prestarles atención y tomar la decisión de creerlas.

¡Son una promesa de restauración!

Dios no quiere que sigas en la situación en la que vives porque te ama.

 

Dios nos pone el ejemplo de personas que en aquella sociedad no tenían esperanza ni futuro porque estaban solas, como la viuda o la mujer sin hijos.

Y les dice que él mismo será su compañía, será como su marido y será quien las saque de la esterilidad.

Dios mismo se encargará de su situación y producirá un cambio en sus vidas.

Dios quiere transformar tu realidad, y él tiene el poder para hacerlo.

 

Esos cambios serán posible si hay relación con Dios.

Dios no habla como si fuera a hacer ese cambio desde lejos, él dice de si mismo que será como un marido, es decir está hablando de relación.

Dios quiere que te relaciones con él.

En la relación con él es donde vendrán los cambios para tu vida.

 

Jesús mismo nos dijo: «Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de mi» Juan 14: 6.

Es por medio de Jesucristo que te estás relacionando con Dios.

Y es por medio de tu fe en Jesucristo que puedes comenzar de nuevo, y se producirá ese proceso de restauración en tu vida:

«todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. la vida antigua ha pasado, ¡una nueva vida ha comenzado!» 2 Corintios 5: 17.

 

Hay situaciones que solo cambiarán si mantienes viva tu relación con Jesús, si te mantienes unido a Jesús.

Hay un fruto que solo viene si te relacionas con él.

«Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada.» Juan 15: 5

 

Dedica un tiempo a leer la Biblia, dedica un tiempo a hablar con Jesús (a orar), esta es la forma de relacionarte con él. LEE, MEDITA Y OBEDECE SU PALABRA, es fundamental para el cambio.

Print Friendly, PDF & Email