Tema 7 La Oración

Mateo 6: 6-13 TLA:

6 Cuando alguno de ustedes ore, hágalo a solas. Vaya a su cuarto, cierre la puerta y hable allí en secreto con Dios, su Padre, pues él da lo que se le pide en secreto.

7 Cuando ustedes oren, no usen muchas palabras, como hacen los que no conocen verdaderamente a Dios. Ellos creen que, porque hablan mucho, Dios les va a hacer más caso.

8 No los imiten, porque Dios, nuestro Padre, sabe lo que ustedes necesitan, aun antes de que se lo pidan.

9 Ustedes deben orar así:

“Padre nuestro que estás en el cielo:

Que todos reconozcan que tú eres el verdadero Dios.

10 Ven y sé nuestro único rey.

Que todos los que viven en la tierra te obedezcan,

como te obedecen los que están en el cielo.

11 Danos la comida que necesitamos hoy.

12 Perdona el mal que hacemos,

así como nosotros perdonamos a los que nos hacen mal.

13 Y cuando vengan las pruebas,

no permitas que ellas nos aparten de ti,

y líbranos del poder del diablo.”

 

Jesús nos enseña que orar es estar con Dios que es nuestro Padre Celestial; que orar es hablar con Dios. Orar no es rezar, porque rezar es repetir palabras y Jesús nos enseña que haciendo así no nos va a hacer más caso Dios.

Cuando oramos estamos conociendo a Dios.

Cuando oramos podemos pedir a Dios para que supla nuestras necesidades porque él conoce lo que necesitamos y él quiere ayudarnos.

 

Busquemos cada día un rato para estar a solas y tranquilos y así poder orar. No dejemos nunca de orar: «Nunca dejen de orar» 1ª Tesalonicenses 5: 17.

Jesús nos enseña que nuestra oración debe de contener:

–Gratitud y Alabanza a Dios. Le alabamos declarando lo que Dios es y le damos las gracias por lo que él hace.

–Petición de ayuda para vivir conforme a su voluntad. Porque su voluntad es buena para nosotros. Y pedimos también que otras personas puedan ser salvas por medio de Jesús.

–Confesión de los pecados. Confesamos nuestros pecados y le pedimos a Dios perdón por ellos y perdonamos a aquellos que nos dañaron.

–Peticiones. Pedimos a Dios según nuestra necesidad. Pedimos sanidad, provisión y también que nos proteja del maligno y de toda maldad. Pedimos su ayuda para otras personas.

–Pedimos que nos ayude en los momentos de cualquier dificultad para nunca dejar de creerle.

 

Oramos siempre en el Nombre de Jesús, porque sólo él es nuestro Mediador entre nosotros y Dios, 1ª Timoteo 2: 5, Juan 14: 13, 14.

Print Friendly, PDF & Email