Tomando Decisiones

Lucas 10: 38-42 Jesús y sus discípulos llegaron a cierta aldea donde una mujer llamada Marta los recibió en su casa. Su hermana María se sentó a los pies del Señor a escuchar sus enseñanzas, pero Marta estaba distraída con los preparativos para la gran cena. Entonces se acercó a Jesús y le dijo:

—Maestro, ¿no te parece injusto que mi hermana esté aquí sentada mientras yo hago todo el trabajo? Dile que venga a ayudarme.

El Señor le dijo:

—Mi apreciada Marta, ¡estás preocupada y tan inquieta con todos los detalles! Hay una sola cosa por la que vale la pena preocuparse. María la ha descubierto, y nadie se la quitará.

 

 

Un día cualquiera Jesús decidió entrar a la casa de una familia y cenar con ellos. Lo que ocurrió aquella noche trajo bendiciones a aquella familia que los libró de la ruina que en el futuro vendría para ellos.

 

Si hoy tu abres la puerta de tu corazón a Jesús como aquella familia le abrió la puerta de su casa sería la mejor decisión a tomar. Porque no sabes lo que pude ocurrir mañana pero Jesús si ve el mañana y ya hoy quiere entrar a tu corazón para ofrecerte su ayuda. ¡Jesús no quiere dejarte caer!

 

Hoy nos podemos atarear y distraer con muchas cosas por hacer. Y también hoy podemos estar preocupados con lo que nos pueda ocurrir mañana, si conservaremos el empleo, el diagnóstico de las pruebas médicas que nos hemos realizado. Pero Jesús, al que hemos dejado entrar a nuestra casa, nos está pidiendo atención a lo que nos tiene que decir porque de ello dependerá nuestro futuro.

 

En la vida todo se trata de decisiones. Hoy tu puedes decidir prestar atención a las palabras de Jesús.

Dependiendo de lo que hoy decidas así serán las consecuencias que tengas que afrontar mañana.

 

Hay decisiones que tienes que tomar de forma apresurada porque es algo urgente. Otras decisiones son importantes y debes valorar los pro y los contra y a veces tienes tiempo y otras no para pensarlo bien. Hay decisiones que tomas presionado por la gente que te rodea.

La mayoría de las decisiones que tomarás serán dependiendo de lo que hay en tu interior, es decir de tus emociones, deseos, de lo que te enseñaron, de cómo te educaron, de lo que has vivido y cómo lo viviste.

Pero la mejor base para tomar tu decisión, la base más segura, será el consejo que te da Jesús. El conoce todo y te conoce a ti.

Él es fiel y te ama, se preocupa por ti, no te engañará. el fundamento más firme para tomar una decisión es Jesús, confiar en él. ¡Agárrate a lo que enseñó Jesús!

 

La Biblia dice: «Lámpara es a mis pies tu palabra y una luz en mi camino».

Cuando tu no ves, cuando no sabes que hacer, entonces la Palabra de Dios es una luz que te alumbrará el camino por donde debes de ir.

Decisiones que sostendrán tu vida. Jesús enseñó que obedecer sus enseñanzas te sostendrá ante las grandes dificultades venideras, Mateo 7: 24-27 «Todo el que escucha mi enseñanza y la sigue es sabio, como la persona que construye su casa sobre una roca sólida. Aunque llueva a cántaros y suban las aguas de la inundación y los vientos golpeen contra esa casa, no se vendrá abajo porque está construida sobre un lecho de roca.  Sin embargo, el que oye mi enseñanza y no la obedece es un necio, como la persona que construye su casa sobre la arena. Cuando vengan las lluvias y lleguen las inundaciones y los vientos golpeen contra esa casa, se derrumbará con un gran estruendo».

 

Las palabras que hoy tu le crees a Jesús te van a servir para sostenerte en el día de mañana cuando la ruina intente derribar tu vida, te servirán para fortalecerte y afrontar al gigante que se pueda poner delante de ti.

Necesitas a Jesús hoy para afrontar el mañana.

Decide creer a Jesús hoy.

Print Friendly, PDF & Email