VIVIENDO EN ESTOS MALOS TIEMPOS

Efesios 5: 15-18

 

¿Cómo son estos días?

No hace falta ser un sabio para saber que vivimos tiempos difíciles.

Estos son tiempos a los que el apóstol Pablo llamó malos.

 

Por una parte porque la humanidad vive guerras, hambrunas, epidemias, maldad e injusticias.

 

Por otra parte porque pareciera que no hay lugar para la fe, no se necesita a Dios e incluso se le intenta apartar de la sociedad.

 

Además existen muchas creencias entre las que puede elegir el ser humano aunque esto no quiere decir que sean acertadas en colocarnos en la correcta relación con el Dios Verdadero; e incluso el cristianismo se llega a mezclar con otras formas de creer y pierde su verdadera identidad, que viene dada en la Biblia.

 

El apóstol Pablo aconsejó que para estos tiempos, aquellos que quieren preservar su fe en Jesús, aquellos que quieren vivir de forma honesta su fe, necesitarán vivir llenos del Espíritu Santo.

 

El Espíritu Santo nos llena para ayudarnos en nuestra vida diaria, en nuestro esfuerzo y lucha diarios, porque ese tipo de ayuda no podemos producirla nosotros.

 

 

En estos días malos tenemos que andar «aprovechando bien el tiempo», es decir aprovechando las oportunidades que Dios nos da para que sea hecha su voluntad, y para que se manifieste su poder en medio de tanta necesidad.

 

Parta aprovechar bien el tiempo necesitamos sabiduría y capacidad espiritual, porque no es suficiente la capacidad natural, humana.

Si pensamos que humanamente podemos entonces erramos, porque son las capacidades, las habilidades, el poder, que vienen de Dios, los que hacen falta en este tiempo de gran dificultad.

 

Y esta puerta, a la sabiduría, a las habilidades venidas de Dios, al poder de Dios, se abre cuando somos llenos del Espíritu Santo.

 

Lucas 4: 3, 4

El cristiano tiene que vivir lleno del Espíritu Santo para poder afrontar con garantías las tentaciones y trampas del enemigo.

 

 

 

Hechos 1: 7, 8

El cristiano tiene que vivir lleno del Espíritu Santo para tener un mensaje de esperanza que dar a los que le rodean.

 

Lucas 4: 18

El cristiano tiene que vivir lleno del Espíritu Santo para ofrecer respuestas poderosas a la necesidad.

 

¿Cómo puedo ser lleno del Espíritu Santo?

 

Primero, tenemos que decir que ser llenos del Espíritu Santo no se trata de una sola experiencia. Es más bien vivir siendo llenos siempre del Espíritu.

 

Segundo, tenemos que querer vivir conforme a la voluntad de Dios y querer ser de provecho en estos tiempos.

 

Tercero, leamos y meditemos en los evangelios y en todo el Nuevo Testamento las enseñanzas acerca de la necesidad de vivir llenos del Espíritu Santo.

 

Cuarto, pasemos tiempo en oración, pidiendo ser llenos.

 

Print Friendly, PDF & Email