Y Dios envió al Salvador

Mateo 1: 21 “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.”

 

Salvador, Mesías, Cristo, Jesús, estos son algunos nombres con los que nos referimos al Hijo de Dios, a Jesucristo de Nazaret en estas fechas navideñas, donde precisamente no podemos olvidarnos que estamos celebrando el nacimiento de un niño, de Jesús; ¿no será que el nacimiento de este niño es de importancia para todos los hombres? ¿no será que el nombre que sus padres le pusieron, porque Dios así lo dejó dicho, tiene significado para todos los hombres?

 

Todo nacimiento tiene importancia, y donde más importancia tiene es en el ámbito de la familia que recibe al nuevo miembro.

También es de importancia para los padres y para la familia elegir el nombre que se va a poner al niño, porque esto tiene un significado para ellos.

 

Pero el nacimiento de Jesús y el significado de su nombre sí tienen importancia para toda la humanidad, Jesús significa Salvador.

¿Y de qué tiene que salvar Jesús a todos los hombres?

Dice la Biblia: “Todos nosotros nos perdimos… siguiendo cada uno su propio camino…” (Isaías 53:6)  “…caminos que parecen derechos, pero al final de ellos está la muerte” (Proverbios 14:12)  “… pues todos han pecado y están lejos de la presencia salvadora de Dios” (Romanos 3:23). Nos tiene que salvar de una vida sin Dios que termina en muerte eterna.

 

Jesús vino para enseñarnos el verdadero camino de relación con Dios como nuestro Padre, y hacernos vivir en libertad, paz y gozo, dándonos por final de nuestros días una puerta abierta a la vida en el cielo.

Jesús no trae más sufrimiento a los hombres, él ofrece ayuda, respuestas, soluciones al hombre por completo: cuerpo, alma y espíritu.

“El pago que da el pecado es la muerte; pero el don que da Dios es vida eterna en unión con Cristo Jesús, nuestro Señor” (Romanos 6:23).

“Pues tanto amó dios al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo”  (Juan 3:16,17).

 

Abre tu corazón con confianza y permite que venga Jesús a nacer en ti y recibe una nueva vida: Jesús te está buscando para darte seguridad de vida eterna en el cielo, para sanar tu enfermedad, para liberarte de tus vicios y ataduras, para poner paz en tu corazón llevándose odios y temores. Jesús quiere ser tu Salvador personal.

 

 

Print Friendly, PDF & Email